Transferencia embrionaria: ¿en que día es mejor hacerla?
Blog sobre como poder quedarse embarazada
fecundación, in vitro, embarazo, tener hijos
15795
single,single-post,postid-15795,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-9.1.3,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive

¿En qué día es mejor transferir los embriones?

transferencia

¿En qué día es mejor transferir los embriones?

Una de las preguntas que los pacientes me hacen más a menudo durante un tratamiento de Fecundación In Vitro es si es mejor hacer la transferencia de los embriones en el tercer día (D+3) o en el quinto (en estadio de blastocisto) de su desarrollo. Es una buena pregunta pero la respuesta depende de muchas variables… Empecemos por la fisiología.

  • Día 0: El ovario ovula y expulsa el ovocito hacia la trompa.
  • Día +1: En su interior, las trompas están tapizadas por unas pestañas vibrátiles que empujan el ovocito hacia el útero. Si todo va bien, en el tercio externo de la trompa, el ovocito se junta con el espermatozoide y se fecunda.
  • Día+2: En el tercio medio se transforma en un embrión de 2, y luego, de 4 células.
  • Día +3: En el tercio más interno se transforma en embrión de 8 células y en el estadio más avanzado, la mórula (día +4).
  • Día +5: desde la trompa, cae dentro de la cavidad uterina ya siendo blastocisto, y allí se implanta (día +6).

 

El ovario libera el ovocito que se fecunda en el tercio externo de la trompa. El embrión va dividiéndose y llega en el útero en estadio de blastocito. (Imagen Pixabay)

El ovario libera el ovocito que se fecunda en el tercio externo de la trompa. El embrión va dividiéndose y llega en el útero en estadio de blastocito. (Imagen Pixabay)

 

Así que parece muy lógico que la literatura científica coincida en recomendar hacer la transferencia en el día +5: ¿Por qué deberíamos transferir en el útero los embriones en un día diferente al que está previsto por la naturaleza? Sin embargo, entre las recomendaciones internacionales y la práctica clínica hay mucha diferencia.

Me explico.

Los embriones, dentro de la incubadora, están colocados en unas «bandejitas» llamadas placas, que llevan un líquido: el medio de cultivo. Este está lleno de nutrientes que sirven para que el embrión tenga todo lo que necesite para seguir dividiéndose.

En los últimos años se han hecho grandes avances en la composición química de los medios, que son cada vez más sofisticados y permiten una supervivencia embrionaria cada vez más larga. Sin embargo, por muy bueno que sea el medio de cultivo, no es lo mismo que un útero, que hasta día de hoy sigue siendo, indudablemente, la mejor incubadora del mundo.

Hay embriones que parecen normales y sanos, pero que metabólicamente son débiles, y al dejarlos en la incubadora tantos días, se mueren. En estos casos es mejor transferir en día +3, dándole al embrión la posibilidad de implantarse. Entonces, ¿cuándo es mejor transferir en día +5?

Hay dos situaciones en las que yo siempre recomiendo hacer la transferencia en blastocisto.
1) En caso de tener muchos embriones.

Si tenemos más de 5 embriones, es posible que la paciente haya desarrollado un síndrome de hiperestimulación, o sea una condición en la cual se estimulan demasiado los ovarios, provocando una alteración de los vasos sanguíneos, y acumulación de líquido en la cavidad abdominal.

En estas pacientes la recomendación es no hacer transfer, dejar que el líquido se reabsorba, congelar todos los embriones y programar su transferencia el mes siguiente. Pero hay diferentes grados de hiperestimulación. En las formas leves, y con el consentimiento de la paciente, sí que se puede hacer la transferencia de un embrión. No se pueden transferir más porque si la paciente se embaraza de dos embriones, el síndrome de hiperestimulación empeora mucho y podría requerir un ingreso hospitalario, e incluso, poner en peligro la vida de la mujer.

Así que, teniendo que poner solo un embrión, lo mejor es dejarlos todos en cultivo hasta el estadio de blastocisto, y escoger el que tenga mejor aspecto. Obviamente, en el proceso se perderán varios embriones. Pero lo más probable es que no fueran de buena calidad, de manera que esto nos permitirá hacer un cribado y quedarnos con los mejores.

Imagen ecográfica de ovarios hiperestimulados. (Archivo personal)

Imagen ecográfica de ovarios hiperestimulados. (Archivo personal)

 

2) En las mujeres con un fallo de implantación.

Es decir, en aquella pacientes a las que se la han transferido 4 o más embriones de buena calidad. En estas pacientes una de las posibles causas de fallo de implantación es que la ventana de implantación endometrial (el periodo durante el cual el endometrio es receptivo a la implantación embrionaria) sea muy corta y limitada al 5º /6º día. En estas pacientes, por muy pocos embriones que tengan, hacer transfer en el quinto día, en lugar de en el tercer día, puede marcar la diferencia entre embarazarse o no.

Resumiendo, es mejor transferir en el quinto día en esto tres casos: si tenemos más de 5 embriones de buena calidad, si hemos desarrollado un síndrome de hiperestimulación leve, o si nos estamos enfrentando a un fallo de implantación. En todos los otros casos, la transferencia en el tercer día es buena opción, y se tiene que consensuar entre el biólogo, el médico y la paciente.

Espero que este post os haya sido útil, y antes de dejaros, quiero hacer una última reflexión. Hay clínicas de reproducción donde cobran más por transferir en día 5 respecto al día 3. Esto no es aceptable desde ningún punto de vista: deontológico, clínico, biológico, etc. La decisión sobre el día de la transferencia tendría que obedecer únicamente a criterios médicos y nunca debería estar supeditada a cuestiones económicas.

En definitiva, los pacientes deben ser informados de las ventajas y desventajas de cada opción, de manera que puedan consultar con el médico cuál va ser su decisión final. Pero nunca deberían estar condicionados por cuánto dinero les va a costar esta decisión.

Cada clínica gestiona su negocio como cree más oportuno, pero nunca debería hacerlo a expensas de los pacientes, ni obligarles a tomar decisiones, que ante todo, se han de regir por criterios médicos y biológicos, y no meramente pecuniarios.

Evidentemente, la medicina de la reproducción no deja de ser un negocio, y tan legítimo como la medicina estética o las clínicas dentales. Pero por encima de todo, hay que respetar unos códigos deontológicos que son sagrados, y que todas clínicas deberían seguir escrupulosamente.

¡Perdón por el rollo, pero cuando oigo ciertas cosas me indigno mucho y quería deciros lo que pienso!!! Jajaja!

No hay Comentarios

Enviar un Comentario

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar