Toxoplasmosis y embarazo: verdades y mentiras sobre los gatos
Blog sobre como poder quedarse embarazada
fecundación, in vitro, embarazo, tener hijos
15807
single,single-post,postid-15807,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-9.1.3,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive

Estoy embarazada: y ahora… ¿qué hago con mi gato?

toxoplasmosis

Estoy embarazada: y ahora… ¿qué hago con mi gato?

Cuando me quedé embarazada, lo primero que hice fue telefonear a mi veterinario, porque soy la feliz ama de un bengalí llamado Brigidino (el de la foto) y,  como todo el mundo sabe, si estás embarazada y  tienes un gato, vas a tener un problema llamado toxoplasmosis. Bueno, esto es lo que todo el mundo cree saber, ya que la incompatibilidad gato-embarazo es, en realidad, una leyenda urbana.

La toxoplasmosis es una enfermedad transmitida por un parásito, llamado Toxoplasma gondii. La infección por Toxoplasma no suele ser grave. De hecho, la mayoría de la gente la pasa sin enterarse, y solo lo descubre si se realiza una analítica específica en sangre.

Sin embargo, la toxoplasmosis puede ser peligrosa, hasta mortal, en las personas con problemas de defensas inmunitarias (pacientes que hacen quimioterapia, trasplantados, o con SIDA), o en el feto. Por esta razón, a las mujeres que quieren embarazarse, o que ya están embarazadas, cuando se les hace una analítica de sangre, siempre se les mira si tienen suficientes defensas para estar inmunizadas frente a la toxoplasmosis.

Desgraciadamente, no existe una vacuna anti-Toxoplasma, así que, cuando vemos que una paciente no está inmunizada, lo único que podemos hacer es darle una pautas para evitar el contagio. Y entre ellas, NO ESTÁ EL CONSEJO DE DESHACERSE DE SU GATO, según me confirmó, también por su parte, mi veterinario, el Doctor Diego Esteban, que es un excelente especialista en Medicina Felina.

Ahora os lo explico más detenidamente, y quiero subrayar que todo lo que os voy a contar no lo digo yo, lo explica la División de Enfermedades Parasitarias del Servicio de Salud Pública de Estados Unidos y la Asociación de Veterinarios Españoles Especialistas Pequeños Animales (AVEPA).

¿Cómo se contagia la toxoplasmosis?

El Toxoplasma tiene muchos huéspedes intermedios (prácticamente todos los mamíferos y algunos insectos), y un único huésped definitivo: el gato. En los huéspedes intermedios, este parásito se enquista en sus músculos, donde permanece en su forma inactiva, como en letargo.

¿Cómo se puede infectar un gato?

Únicamente, ingiriendo carne cruda infectada, ya sea porque se la des tú (pollo, vacuno, etc.), o bien porque tu gato se coma algún animalito que haya cazado (ratones, pájaros, etc.)

Una vez en el intestino del gato, el Toxoplasma se activa, así que cuando el felino hace sus caquitas, éstas infectan el suelo. Los animales que entran en contacto con esta tierra se contagian, y el ciclo vuelve a empezar…

toxoplasmosis

Por lo tanto, si a tu gato solo le das comida procesada, y no caza, no puede tener toxoplasmosis, y no la tendrá nunca. Yo he convivido con gatos toda mi vida, y no tengo la inmunidad a la toxoplasmosis porque mis mininos no me la contagiaron, ya que ellos mismos no la contrajeron nunca.

Así que ya tenemos la primera razón por la cual no hace falta que te deshagas de tu gato.

Seguimos.

Pero ¿cómo puedo estar segura al 100% de que mi gato no está infectado?

Como decía, los gatos a los que solo se alimenta con comida procesada no son contagiosos. Pero si tu gato, de vez en cuando, mata un pájaro en la terraza (Y SE LO COME), puede que se infecte.

En este caso, hay que señalar que, cuando el gato se contagia, la posibilidad de que transmita la infección por sus heces dura como mucho una semana. Luego, el Toxoplasma pasa desde el intestino al músculo del gato, y sus heces dejan de estar infectadas. A partir de ahí, la única forma que tienes de contagiarte es comerte a tu gato crudo (porque si lo cueces o lo congelas tampoco estaría infectado, ya que el Toxoplasma no sobrevive por debajo de los 4ºC ni por encima de los 37ºC) 😉 😉

Brigidino

Brigidino dejando muy claro que no quiere que me vaya de viaje al Congreso de la Sociedad Española de Fertilidad…

Ya, pero ¿y las heces?

Cuando el gato deposita sus excrementos, estos no son contagiosos todavía ya que el Toxoplasma tiene un periodo de incubación de al menos 24 horas. Por lo tanto, si le limpias la arena cada día, y, además, como es de esperar, te lavas luego las manos, no tendrás problemas. Y si la limpias con guantes, mejor. En definitiva, la única manera de contagiarte con las heces de tu gato es que esperes más de un día a cambiarle la arena, que entonces la toques con las manos, y luego te chupes los dedos… Va a ser que no, ¿verdad? 🙂

 

¿Y si acaricio el gato?

Por las razones que os acabo de explicar, aunque el gato se lame el ano y la piel para limpiárselos, el Toxoplasma no se contagia desde el pelo porque, para salir de su incubación, tiene que estar dentro de las heces del felino. NO en su pelo.

En definitiva, hay muchos estudios que han demostrado que es imposible contagiarse de toxoplasmosis acariciando a un gato.
Así que ya habéis visto que no hay razones para embarazarte de tu bebé y tener que desembarazarse de tu gato…

Entonces, ¿cómo me puedo contagiar de toxoplasmosis?

Es mucho más fácil contagiarse comiendo verduras o frutas contaminadas, carne cruda, embutidos, bebiendo leche no pasteurizada o agua contaminada, usando utensilios de cocina contaminados, o tocando la tierra con las manos y llevándoselas luego a la boca (como hacen los niños, a veces, jugando en los parques).

Aquí tenéis unos consejos para prevenir el contagio, que insisto, NO incluyen deshacerse del GATO. De hecho, os recomiendo acariciar a vuestro gato a menudo, que es algo que reduce la frecuencia cardiaca y el estrés…

Espero que este post os haya sido útil, y os pido que si escucháis alguien diciendo barbaridades sobre los gatos y la toxoplasmosis, ahora que sabéis la verdad, me ayudéis a acabar de una vez con esta leyenda urbana.

 

Consejos para prevenir la Toxoplasmosis durante el embarazo

Consejos para prevenir la Toxoplasmosis durante el embarazo

 

 

No hay Comentarios

Enviar un Comentario

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar