Tiroides: ¿sabes que afecta a tus posibilidades de quedarte embarazada?
Blog sobre como poder quedarse embarazada
fecundación, in vitro, embarazo, tener hijos
16093
single,single-post,postid-16093,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-9.1.3,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive

¿Qué tiene que ver el tiroides con mi embarazo?

tiroides

¿Qué tiene que ver el tiroides con mi embarazo?

Hoy os voy a hablar del tiroides y de cómo esta glándula, aparentemente tan ajena al sistema reproductivo, influye notoriamente sobre nuestras posibilidades de embarazo, pudiendo llegar a determinar si nos embarazamos o no, si abortamos o no, y si nuestro bebé sale sano o no.

Cuando una paciente acude a una consulta de esterilidad, lo primero que hacemos es pedirle una analítica de sangre. Esta nos sirve para valorar su estado de salud, en general. Por ejemplo: para saber si está baja de hierro o de vitaminas, y poder recetarle así suplementos que le permitan llegar al embarazo en las mejores condiciones. La analítica también nos sirve para evaluar sus hormonas, es decir, su reserva ovárica . Y, por último, pero no menos importante, para comprobar el estado de su tiroides.

El tiroides es una glándula que tiene forma de mariposa y está colocada en nuestro cuello.

El tiroides es una glándula en forma de mariposa cuya actividad influye sobre nuestro metabolismo. (Foto Pixabay)

El tiroides es una glándula en forma de mariposa cuya actividad influye sobre nuestro metabolismo. (Foto Pixabay)

 

Produce unas hormonas denominadas T3 y T4 que son responsables de que la velocidad de nuestro metabolismo sea correcta. Por eso, si tenemos una disminución de la actividad tiroidea (el hipotiroidismo): nos encontramos cansados,  tenemos frío, se nos rompen las uñas, se nos cae el pelo, y engordamos. Y al revés, si el tiroides va acelerado (hipertiroidismo): perdemos peso, tenemos insomnio, mucha calor, etc. La función tiroidea la regula una hormona producida por el cerebro, llamada TSH. Para que el tiroides produzca niveles correctos de T3 y T4, los niveles de TSH en la sangre deben fluctuar entre 0.4 y 4.0 mIU/L (los rangos de normalidad pueden variar ligeramente entre laboratorios).

Los trastornos del tiroides se asocian a infertilidad.

Los trastornos del tiroides se asocian a infertilidad.

 

Los ovarios producen una hormona llamada estradiol. Cuando una mujer queda embarazada los niveles de estradiol aumentan muchísimo durante los nueve meses de gestación. El estradiol indica al cerebro que las necesidades metabólicas del cuerpo han subido, y el cerebro responde produciendo más TSH. Por esta razón, si una mujer tiene una TSH en el rango de normalidad pero más hacia los 4 mIU/L (por ejemplo, 3,8 mIU/L) es muy fácil que desarrolle un hipotiroidismo y necesite tomar medicación.

Cuando hacemos un tratamiento de reproducción, los ovarios segregan cantidades de estradiol similares a las que se producen durante el segundo trimestre de embarazo. Esto aumenta de golpe las necesidades metabólicas y puede ser que el tiroides no consiga responder a esta subida de manera correcta. Así que, en mujeres que empiezan una Técnica de Reproducción Asistida, tenemos que ajustar los baremos de normalidad, y tratar también a las que tengan niveles de TSH superiores a 2.5 mIU/L.

Los auto-anticuerpos anti tiroides

Los anticuerpos son nuestras defensas: destruyen las bacterias, los virus, y en general, todos los microorganismos que nos atacan. Pero, a veces, el sistema inmunológico deja de funcionar correctamente y empieza a producir anticuerpos también contra tejidos propios: los auto-anticuerpos. Todos los tejidos pueden ser atacados, pero uno de los que más frecuentemente es “víctima” de los auto-anticuerpos es el tiroides. La producción de anticuerpos anti-tiroides puede estar relacionada a unas enfermedades auto-inmunes, como la Enfermedad de Basedow-Graves o la Enfermedad de Hashimoto. Pero también existe una situación en la cual detectamos estos anticuerpos en la sangre: en presencia de valores normales de hormonas tiroideas y de TSH. En este caso, hablamos de hipotiroidismo sub-clínico.

El hipotiroidismo sub-clínico está asociado al fallo de implantación y a los abortos de repetición. Hace poco tuve una paciente que había estado buscando embarazo durante diecisiete años. Le hice una analítica para mirarle los anticuerpos anti-tiroideos, y resultaron elevados, aunque las hormonas tiroideas eran normales. La sometí a tratamiento, le practiqué una Fecundación In Vitro (FIV) y ¡logramos que se quedara embarazada!

En conclusión, cuando te hacen una analítica de sangre, pide siempre que te miren la TSH y, si está por encima de 2.5mUI/L, lo que hay que hacer es mirar también si tienes Auto-anticuerpos.
Si los tienes, deberías visitarte con un endocrinólogo especializado en Reproducción para que te paute la medicación correcta. ¡Y así, regulando tu tiroides, tus posibilidades de embarazarte mejorarán mucho!

 

 

No hay Comentarios

Enviar un Comentario

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar