Preservación de la fertilidad y independencia de la mujer
Blog sobre como poder quedarse embarazada
fecundación, in vitro, embarazo, tener hijos
16972
single,single-post,postid-16972,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-9.1.3,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive

La preservación de la fertilidad y la independencia de la mujer

preservación

La preservación de la fertilidad y la independencia de la mujer

Hace unos meses me invitaron a dar una charla sobre preservación de la fertilidad en un seminario titulado “Mujeres, Dinero y Finanzas”. Al principio, pensé que todas estas directivas y empresarias estarían atónitas al ver entre los ponentes a una ginecóloga. Pero, tras la presentación, muchas de ellas se acercaron a pedirme más información. Y no solo para ellas: muy especialmente para sus hijas. Por supuesto, me encuentro con este mismo interés cuando explico esta cuestión a administrativas, policías, peluqueras… ¿por qué?

Biológicamente nuestro mejor momento reproductivo es a los 20 años y, la cantidad y calidad de nuestros óvulos, la famosa reserva ovárica, se van reduciendo con la edad. Esto no era un gran problema para nuestras abuelas. Pero las mujeres de hoy en día, al igual que los hombres, queremos acabar nuestros estudios, viajar por el mundo colaborando con una ONG, consolidar nuestra carrera, encontrar la pareja ideal, tener estabilidad económica… Y decidimos aplazar la maternidad, año tras año, hasta que un día ya no podemos retrasar más reloj biológico, y vamos corriendo al médico. Y nos llevamos una amarga sorpresa cuando nos explican que somos unas cuarentonas estupendas, pero que “ya se nos ha pasado el arroz”: nuestra reserva ovárica se ha agotado, a pesar de que, tal vez, ni siquiera hayamos cumplido 33 o 34 años, y tengamos una regla súper regular.

Cada día tengo pacientes en mi consulta que me miran estupefactas y me dicen: “pero si he ido al médico todos los años para hacerme la revisión, y siempre me ha dijo que todo estaba bien, ¿cómo es que nunca me comentó que mi reserva ovárica no duraría hasta la menopausia?”

Pues, ahí está el quid de la cuestión. Cuando nos hacemos la revisión tenemos que pedir al ginecólogo que nos mire la reserva ovárica y que nos informe sobre su estado para poder hacer una preservación de nuestra fertilidad a tiempo.

Puedes leer cómo se hace una preservación de la fertilidad en este post

 

De hecho, habría que empezar a concienciar al conjunto de la población sobre todo esto. Al igual que en los institutos se explica a los adolescentes cuáles son los principales métodos anticonceptivos para evitar embarazos no deseados, también habría que informarles (especialmente a ellas, obviamente) que consultar con su médico cuál es el estado de su reserva ovárica y realizar una preservación de la fertilidad a tiempo les va a hacer más fácil aspirar a todo lo que se propongan en esta vida sin tener que renunciar a ser madres cuando consideren que ya están preparadas para ello.

Tal vez este nuevo planteamiento ayudaría a muchas jóvenes a poder concentrarse plenamente en sus aspiraciones vitales y laborales sin tener que preocuparse por su reloj biológico. Pensemos en muchas otras cosas que podrían derivarse de esto para no pocas mujeres: poder competir en igualdad de condiciones con sus compañeros varones, poner todavía más en evidencia lo inexcusable de la brecha salarial, a no tener que resignarse a ser el «segundo sueldo» de la familia,  o a no depender económicamente de alguien que acaba revelándose como un maltratador o con el que, simplemente,  ya no queremos convivir más…

La aparición de la píldora anticonceptiva, a finales del siglo pasado, fue considerada como un avance crucial para la emancipación de mujer ya que permitió a nuestras madres decidir si querían serlo, o NO, y por tanto, una mayor libertad sexual y de acceso al mundo del trabajo. Sin embargo, en pleno siglo XXI una de las razones por las que las mujeres seguimos lejos de una igualdad real y efectiva es porque, a menudo, nos vemos abocadas a elegir entre nuestro pleno desarrollo vital como ciudadanas independientes y nuestro lícito deseo de ser madres. Ello es debido, como os comentaba, a que nuestra etapa fértil suele coincidir con esos mismos años que resultan cruciales para la consolidación de la mayoría de los proyectos y carreras profesionales.

Es ahí donde la preservación de la fertilidad se presenta como ese nuevo avance médico que puede resultar clave (equiparable, incluso, a la píldora antibaby) en nuestra lucha por la igualdad, al permitirnos decidir mejor CUÁNDO queremos disfrutar de nuestra maternidad, y ejercer así el derecho a conseguir una conciliación más real y justa entre nuestra vida laboral y familiar.
8demarzo

La preservación de la fertilidad es una herramienta que debería fomentarse para lograr la verdadera independencia de la mujer

No hay Comentarios

Enviar un Comentario

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar