Medicamentos biosimilares: ¿en qué se diferencian los de los biológicos?
Blog sobre como poder quedarse embarazada
fecundación, in vitro, embarazo, tener hijos
17211
single,single-post,postid-17211,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-9.1.3,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive

¿En qué se diferencian los medicamentos biosimilares de los biológicos?

Medicamentos biosimilares o biológicos?

¿En qué se diferencian los medicamentos biosimilares de los biológicos?

Es muy importante entender muy bien cuál es la diferencia entre medicamentos biosimilares y biológicos y  porque son imprescindibles para estimular los ovarios en la Reproducción Asistida. Es decir, que unos u otros te los tendrán que recetar, y por eso, es mejor que sepas bien de qué va para que puedas elegir lo que más te conviene.

Los medicamentos biosimilares se crearon para intentar imitar a los medicamentos biológicos pero que resultaran más baratos. Algo parecido a lo que se hizo con los medicamentos genéricos y los de “marca”. Sin embargo, los resultados no han sido iguales y te voy a explicar por qué.

Empecemos con los medicamentos genéricos. ¿Quién no habrá tomado alguna vez paracetamol, amoxicilina o ibuprofeno? Estos medicamentos se conocen como “genéricos” porque son de síntesis química, es decir: su estructura molecular es absolutamente idéntica a la de los fármacos “de marca” que imitan. Son moléculas pequeñas cuya estructura es sencilla y bien conocida, así que es bastante fácil replicarlas en un laboratorio. Por lo tanto, tomar uno u otro no implica ninguna diferencia, en principio, en el resultado del tratamiento.

Yo, por ejemplo, siempre tomo paracetamol porque es más barato que una conocida marca, pero el principio activo de los dos es exactamente lo mismo. Está claro, ¿no? Para entendernos, y salvando mucho las distancias, el tema es parecido al de las famosas “marcas blancas” de productos del hogar que podemos encontrar en cualquier supermercado.

Entonces, ¿qué diferencias hay entre un biológico y un biosimilar?

Los biológicos son medicamentos con moléculas mucho más grandes y complejas. Pensad que para producirlos se necesitan organismos vivos (virus, bacterias, etc.). Esto implica que su producción es muy compleja y que sea imposible replicarlos de manera exacta. El proceso de fabricación es muy sofisticado, y cambios muy pequeños pueden ocasionar grandes diferencias en su estructura… y en sus efectos.

Vamos a aprender un poco más acerca de los medicamentos biológicos…

¿Para qué se usan los fármacos biológicos?

Algunos ejemplos son:

  • Anticuerpos monoclonales para el tratamiento del cáncer o enfermedades autoinmunes como la esclerosis múltiple, entre otras
  • Vacunas
  • Inmunomoduladores como el interferón beta usado para la esclerosis múltiple
  • Factores de coagulación
  • Hormonas como la insulina y la hormona de crecimiento.
  • Y también… hormonas como la FSH y la LH que se usan en la estimulación del ovario durante una Inseminación o una Fecundación In Vitro (FIV).

biosimilares o biológicos?

¿Cómo se producen los fármacos biológicos?

El principio activo de un biológico se produce o se extrae directamente de una fuente biológica (fluidos, tejidos humanos o animales, microorganismos, etc.). Es decir, estos fármacos se sintetizan dentro de células vegetales o animales, bacterias, levaduras o virus. Es por esto, que también son conocidos como biotecnológicos, ya que para obtenerlos hay que recurrir a técnicas de ingeniería genética.

Os lo voy a intentar explicar de manera sencilla y muy breve porque entiendo que os pueda sonar a chino, ¡pero lo encuentro increíblemente fascinante!

Primero aislamos el gen que contiene la información necesaria para sintetizar la proteína que queremos, que es la que tendrá el “principio activo” que nos servirá para nuestro tratamiento.

Insertamos la secuencia del gen en un vector y lo transferimos en la célula encargada de producir la proteína. Entonces, esta célula empieza a producir la proteína como si fuera propia, así que “solo” nos queda extraerla y purificarla.

El proceso de producción de un medicamento biosimilar es parecido al fármaco biológico pero pequeños cambios pueden originar grandes diferencias

El proceso de producción de un medicamento biosimilar es parecido al fármaco biológico pero pequeños cambios pueden originar grandes diferencias

 

Entonces, ¿por qué los medicamentos que imitan al medicamento biológico original se denominan “biosimilares” y no “genéricos”?

La estructura y características de los fármacos biológicos van a depender en gran medida de determinados factores como el método de producción, el tipo de línea celular empleada para su síntesis, el transporte o el almacenamiento. Todo esto hace que los fármacos biosimilares nunca puedan ser exactamente idénticos al medicamento biológico de referencia, sino solo similares en términos de calidad, seguridad y eficacia…

Y lo que es más importante:  los efectos de los biosimilares, es decir, los resultados que obtienen con ellos los pacientes, podrán ser SIMILARES pero NUNCA IGUALES a los fármacos “de marca” que intentan imitar.

Es por eso que no se le han llamado genéricos. Porque, como dijimos antes, los genéricos y sus efectos en los pacientes son prácticamente idénticos a los fármacos de marca que imitan, mientras que los biosimilares no.

Una prueba de ello es que en el caso de los biosimilares, al tratarse de moléculas tan complejas y no conocerse el efecto que podrían tener esas pequeñas diferencias con los medicamentos a los que imitan, los estudios necesarios para su aprobación son muchísimo más exigentes que los que se solicitan a un medicamento genérico.

Por todo ello, no tengo ningún problema en recetar fármacos genéricos a mis pacientes (por ejemplo, el paracetamol), pero no soy partidaria de recurrir a hormonas biosimilares para estimular los ovarios en los procesos de Reproducción Asistida.

Como os explicaré en el próximo post, con estos fármacos biosimilares el control de la estimulación no es tan exacto, y por tanto los resultados no son iguales a los obtenidos con las hormonas “de marca”.

EN RESUMEN: Los medicamentos genéricos son copias exactas en el principio activo que los fármacos “de marca” que imitan. Pero los biológicos son tan complejos de fabricar que los medicamentos que intentan imitarlos nunca podrán ser iguales, ni en composición ni en resultados, y por eso se denominan “biosimilares”.

 

No hay Comentarios

Enviar un Comentario

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar